En mi práctica e investigación artísticas se conjugan fotografía, performance y videoarte en torno a la relación entre el cuerpo y las herramientas de control construidas a su alrededor, un cuerpo objeto y sujeto de protocolos, convenciones, espacios sociales, políticos, culturales, religiosos.…

 

Cuerpos que muestran el malestar por la opresión de un orden social, un orden marcado por dicotomías excluyentes que hacen imposible la integración de lo múltiple y que niegan los estados fronterizos. Está focalizado en las fisuras y en los terrenos que suponen un perjuicio y restricción de las libertades públicas y privadas en relación a la identidad del individuo, su cuerpo, sus movimientos y su sexualidad. Asimismo, está enfocado en la reconstrucción de la identidad femenina, a través de autorretratos performativos donde participo como sujeto activo creador y objeto artístico. Este adueñamiento de mi propia representación permite replantear el cuerpo y sus límites como lugares de reflexión y resistencia contra los mitos en torno a lo femenino. Ironizo sobre la fetichización de la mujer, la utilización de la imagen de la mujer como objeto de deseo, cuestionando los estereotipos representaciones y los modelos de identidad femenina construidos  culturalmente.